ASTROLOGÍA

PARA EL DESARROLLO HUMANO

La Astrología es un sistema simbólico en el cual los planetas, su movimiento y relaciones, son correspondientes a los sucesos que ocurren en la Tierra. Es un lenguaje que describe con precisión la combinación de los arquetipos universales que operan dentro de cada uno de nosotros. Es un medio para comprender nuestra naturaleza fundamental  y para descubrir nuestro lugar en el mundo. Sus herramientas permiten describir la personalidad, la conducta y el proceso del desarrollo individual y colectivo.

El fundamento de la Astrología no es la causalidad, sino la sincronicidad, es decir, no la relación causa-efecto, sino la coincidencia en el tiempo entre dos o más fenómenos que se corresponden. Esto significa que los planetas y las constelaciones no causan lo que le sucede al hombre, sino que sólo son indicadores de la dinámica de los arquetipos universales, en función de su destino. La Astrología para el Desarrollo Humano no tiene un carácter predictivo, sino descriptivo de las características y capacidades personales. La Astrología se desarrolló a partir de las observaciones de los fenómenos celestes, realizadas por nuestros antepasados mesopotámicos, hace por lo menos 17,000 años. Sin embargo, es hasta el período helénico del pueblo griego, cuando adquiere el carácter con el cual la conocemos, al combinar el conocimiento astronómico con las matemáticas, en el contexto de una cosmovisión o mitología. Numerosas personalidades han contribuido a crear y aplicar el cuerpo de conocimientos de la Astrología: Pitágoras, Platón,  Hipócrates, Ptolomeo, Galeno, Paracelso, San Agustín, Sto. Tomás de Aquino, Roger Bacon, los Papas Alberto Magno, Silvestre II, Sixto IV, Urbano VIII, Paulo III, León X, Juan XXIII, Nostradamus, Kepler, Giordano Bruno, Isacc Newton, Averroes, Alfonso X el Sabio, Copérnico, Hulagu Khan (hijo de Ghenghis Khan), Eliphas Levi, Allan Leo, Dane Ruhyar, Carl Gustav Jung, Michel y Francoise Gauquelin, Liz Green, Howard Sasportas, Stephen Arroyo, etc., etc.

 

La Astrología para el Desarrollo Humano es el resultado de integrar los principios y herramientas astrológicas cultivadas por la tradición ancestral, con la visión del Desarrollo Humano formulada por la Psicología Transpersonal. Esta integración se fundamenta en la observación través de nuestra práctica profesional, de que las etapas y subetapas del desarrollo, coinciden con el orden y caracterización de los signos zodiacales. La Psicología Transpersonal, describe el Desarrollo Humano como una secuencia ordenada y previsible de etapas y subetapas que ocurren como saltos de consciencia, a través de las cuales vamos desplegando una serie de facultades que son inherentes a la condición humana y que en consecuencia todos poseemos potencialmente. Alcanzar la plenitud del desarrollo y en consecuencia Vivir Plenamente, no es algo que se logre a través de una sola presencia en la vida, sino que es el resultado de nuestra actuación a través de múltiples vidas sucesivas, en las cuales vamos acumulando experiencias y aprendizajes y avanzando paulatinamente hacia la Plenitud del verdadero Ser que somos. 

Bajo esta perspectiva, la práctica astrológica robustece su capacidad para apoyar a la gente, en su afán de comprender y asimilar su destino individual, inmerso en el Proyecto Cósmico del cual formamos parte.   En cada encarnación tenemos un destino que cumplir. No se trata de un destino ciego, impuesto por alguna divinidad y mucho menos por los astros. El destino de cada uno de nosotros no es algo que viene de fuera, sino que es el resultado de nuestras condiciones previas, tanto de avance como de resistencias y carencias. Somos los arquitectos de nuestro propio destino. El destino es el programa de aprendizajes por desplegar en una encarnación, El destino, es ineludible. Está formado básicamente por los rezagos de desarrollo que ahora nos corresponde atender, así como por las nuevas lecciones en función de la actual etapa en que nos encontramos.

 

Los rezagos son aquellas facultades y aprendizajes incorporadas deficientemente a nuestro Ser, durante encarnaciones pasadas. Representan lo que debemos redimir para seguir avanzando y sin lo cual no podemos atender cabalmente los aprendizajes correspondientes a la presente etapa evolutiva. La correcta interpretación de la carta natal bajo la perspectiva de la Astrología para el Desarrollo Humano, nos permite conocer nuestra Misión de Vida, es decir, el conjunto de tareas que nos corresponde realizar para cumplir con nuestro destino. El destino de algunos individuos está orientado básicamente a recuperar sus rezagos, lo cual es la verdadera causa de sus problemas, accidentes, enfermedades, etc. Otros más, tienen que ocuparse principalmente de la adquisición de nuevos aprendizajes y abrirse a nuevas experiencias.

Image by Lukas Meier
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now